domingo, 15 de julio de 2012

PINTORES Y MURALISTAS ABSTRACTOS E INFORMALISTAS DEL SIGLO XX EN URUGUAY.

PINTORES Y MURALISTAS ABSTRACTOS E INFORMALISTAS DEL SIGLO XX EN  URUGUAY.



Nos convoca este tema en primer lugar por la recuperación de la
memoria histórica y simbólica que este movimiento representa en el desenvolvimiento
de nuestra cultura. En cierto momento llegó a constituir una suerte de vanguardia
artística muy ligada a los movimientos políticos, sociales e ideológicos del siglo XX. 
También nos interesa la originalidad del muralismo como movimiento surgido
en el continente americano y su herencia como parte de los repertorios estilísticos y temáticos actuales, cuyos ecos podemos observar en las prácticas muralistas populares y el graffitti urbano.
Al haber sido parte activa de procesos sociales relevantes en nuestro país, generó una memoria que se refleja aún en el imaginario de algunas generaciones de nuestra población. Las obras murales del período que se conservan son parte del patrimonio cultural de nuestro país y de su memoria histórica.
(Existe una escasez relativa de estudios sobre el muralismo en nuestro país, asimismo la documentación encontrada al respecto no está sistematizada).


Material extraído de Ponencia sobre Muralismo en URUGUAY presentada por Colectivo ARTE EN LA ESCUELA en el 1er Encuentro de Muralismo realizado en  la ciudad de Cosquin Cordoba Argentina Marzo 2011.

Debido a la ausencia de bibliografía sobre el objeto de este trabajo y el poco material disponible en internet debimos indagar en diferentes fuentes; catálogos, revista, diarios, entre otros. Muchas de las fuentes bibliográficas que pudimos encontrar, como también los informes periodísticos sobre el tema resultaron ser inexactos a la hora de cotejarlos con la realidad. Esto denota la falta de atención en el tema y la poca importancia que se le ha dado al muralismo y a los artistas que han trabajado en esta modalidad.
En la década del 50 se empieza a proyectar y a influir también en el muralismo los conocimientos teóricos sobre arte moderno, introducidos en el Uruguay  entre otros por el especialista Argentino Jorge Romero Brest quien colabora en la creación de una nueva sensibilidad desde su trabajo en el país que se desarrolla entre el 48 al 58. Desembocando esta influencia hacia el arte abstracto y  el arte informalista.
Es entonces cuando algunos artistas vuelcan esta tendencia también al muralismo: AMENDOLA, G. CABRERA, GARCÍA REINO, AMÉRICO SPOSITO, AMALIA NIETO, J. COSTIGLIOLO, J. ECHAVE, MARÍA FREIRE.

En 1954 se forma el grupo LA CANTERA con MIGUEL ANGEL PAREJA, NELSON RAMOS, BOLIVAR GAUDÍN, entre otros.
EEEeeen 1954 se forma el grupo LA CANTERA.
En 1958 se forma el grupo de los 8.
MIGUEL ANGEL PAREJA, R

MIGUEL ANGEL PAREJA, RAUL PABLOTZKY, LINCON PRESNO, AMÉRICO SPOSITO, JULIO VERDIE, ALFREDO TESTONI, GARCÍA REINO Y PAÉZ VILARO.
PABLOTZKY, LINCON PRESNO, AMÉRICO SPOSITO, JULIO VERDIE, ALFREDO TESTONI, GARCÍA REINO Y PAÉZ VILARO.


 
DECADA DEL 60

La Universidad de Bellas Artes de la mano de su director Miguel Ángel Pareja, hace una serie de reformas, como por ejemplo la EXTENCIÓN que consistía en que los alumnos trabajaran como artistas en proyectos relacionados a otras instituciones públicas, esto acercaba a los futuros artistas a su sociedad.

El arte mural no fue la excepción y su especialización apuntó a un arte popular y con propagaciones sociales y la inserción del artista en los problemas de su sociedad.

El gran desafío fue educar visualmente a la grandes masas sociales. La pintura mural fué un medio que sirvió especialmente para esta función, así como sucedió en Argentina con el grupo ESPARTACO que ensaya una corriente que responde al REALISMO SOCIAL sin filiación político partidaria.
 En Chile EL FRENTE POPULAR SALVADOR ALLENDE también trabaja el mural social. En URUGUAY el arte mural corre por carriles paralelos con el mismo objetivo de socializar el arte, pero lo hace través de la sensibilización. No trabaja directamente en el mural social y de denuncia sino que introduce el arte elitista de galerías y museos, dentro de la sociedad misma democratizando la educación visual y artística a través de murales y arte público. Aquí se presentan las campañas de sensibilización de la ENBA año 65; pintura del Barrio Sur, Hospital de Clínicas Miguel A.Pareja y S. Peciar. Campaña del 67; Trabajos de Mosaicos, Barrió Reux entre otros.

 (Colectivo ARTE EN LA ESCUELA Cosquin 2011).


Acompañan este movimiento desde el otro lado del río de la Plata el movimiento MADI, con artístas Uruguayos siendo parte fundamental de tal movimiento.
(Algunos de ellos que también homenajearemos en esta recorida mural).
Nuestra idea como la de nuestros precursores es abordar el muralismo desde el punto de vista de la democratización del arte.Por este motivo creamos este proyecto de MURALES POR LOS BARRIOS tratando de rescatar la escencia de los pintores homenajeados y contar su historia que es la nuestra.
Homenaje a Miguel Angel Pareja escuela Pública República de Colombía.
Colectivo ARTE EN LA ESCUELA 2011


EL MURALISMO EN LA HISTORIA.
El arte mural se remonta quizás al origen mismo del arte como experiencia
humana. Forma parte del repertorio de conductas que son exclusivas de nuestra
especie, hasta donde sabemos, puesto que no existen registros o restos
arqueológicos que revelen o indiquen alguna intención de representar, figurar o al
menos sugerir algún significado para ser compartido entre sujetos perceptivos, -
capaces de descifrar o leer un contenido-, que puedan ser atribuidos a una especie
distinta de la nuestra, ni siquiera a nuestros parientes más cercanos en la línea
filogenética del género Homo. 
Se cree que las primeras manifestaciones de lo que podríamos llamar arte aparecen aproximadamente hace unos 40.000 - 20.000 años aproximadamente en pleno período glacial y son llamadas arte rupestre por los arqueólogos e historiadores, lo que le da una connotación de arte primitivo y rudimentario.
Recientes investigaciones han revelado la complejidad de los significados que los hombres del Pleistoceno quisieron plasmar en sus pinturas, las cuales constituyen el monumento artístico de mayor antigüedad y perdurabilidad jamás realizado en toda la breve estadía de nuestra especie (en comparación al tiempo geológico) sobre la Tierra.
El mural tiene antiguas raíces en el pasado remoto de la cultura. Pero su

mayor desarrollo coincide con el surgimiento de las ciudades del mundo antiguo; Egipto, Mesopotamia, India, China. Las civilizaciones del Viejo Mundo, tienen un

enorme legado de arte mural, no sólo ligado a la pintura, sino a la arquitectura de

templos y edificios, monumentos y centros de vida cívica, en los cuales se fundía con la escultura y con el bajo o sobrerrelieve.
El arte en estas culturas se podría considerar como integrado, puesto que en él convergían, arte, ciencia y religión, para cumplir un propósito universal: que la ciudad fuese el reflejo terrestre del mundo celeste, del mundo de los dioses.
A partir de este concepto la cultura grecorromana desarrolló el arte y la arquitectura en los espacios públicos para propósitos normativo-políticos basados en la concepción de espacio sagrado: era el arte de la monumentalidad de la civitas romana y de la polis griega.


En la Edad Media la pintura mural tomaría un camino convergente con la fe, ya iglesia católica, recuperando la función pedagógica y trascendente que habría tenido en las civilizaciones antiguas, fuertemente determinada por los dogmas oficiales pero con rasgos de un misticismo simbólico que probablemente formaron parte de tradiciones culturales anteriores al cristianismo, como lo refleja la arquitectura de las catedrales románicas y góticas. La práctica de pintar escenas del evangelio bíblico en los muros de los templos para catequizar al pueblo mayormente analfabeto es la raíz o antecedente más directo de la formación del mural como una forma de arte pictórico moderno europeo.

Sin embargo, el apogeo de la pintura mural se daría en el Renacimiento italiano, en parte por la herencia del arte cristiano medieval aliado con el redescubrimiento del arte grecorromano.
Las obras individuales de Miguel Ángel y Leonardo da Vinci, perfeccionan las técnicas del fresco, además de retomar la idea de monumentalidad.
Es precisamente en esta época que los grandes descubrimientos y el surgimiento del humanismo darán origen a un florecimiento de las grandes utopías doctrinales, iniciadas por la obra que inaugura el término y se transforma en el modelo básico de todas las demás: la Utopía de Thomas More. Es también en esta época, en que

encontramos una relación literaria entre arte mural y utopía.
Inspirada en parte en el descubrimiento de América, la Utopía de Thomas More, inaugura no sólo un género narrativo, que ya tiene sus antecedentes en Platón y en San Agustín, sino también la visión de un continente como tierra de promisión, o mejor dicho, de realización de grandes y pequeñas utopías.
 Es precisamente en esa tierra recién conocida donde el imaginario utópico encontraría su sustrato fértil; tanto los milenarismos de la Colonia como las Revoluciones de Independencia seguirían respondiendo a la idea de América como espacio privilegiado para las utopías.
En el terreno del arte también se puede expresar este ―deseo utópico, cuando las

sociedades, antiguas o nuevas, buscan su propia estética.
En un gran salto que abarca gran parte de la Era Moderna, el arte mural, aparentemente agotado en Europa después del Quatrocentto, se revitaliza, precisamente en este contexto y espacio geográfico diametralmente diferente que es América; particularmente en el México de principios de siglo XX, en lo que se ha dado en llamar el Renacimiento Mexicano.
Producto de la visión de un reducido número de artistas con ansias de renovar la pintura de su país y al mismo tiempo de recoger toda su herencia tanto nacional como la vieja herencia renacentista del arte mural, dan vida al movimiento muralista mexicano, cuya fuerza de inicio proviene de un particular movimiento social y político: la Revolución Mexicana, a partir de la cual nacionalismo, tradicionalismo y herencia artística europea se mezclan para dar forma al único movimiento artístico-pictórico americano de resonancia universal.

El muralismo mexicano viene a ser, en sus comienzos, la expresión más representativa de los ideales que inspiraron la Revolución Mexicana, así como la resurrección de la estética del Renacimiento, a los cuales sumarían con el tiempo las ideologías con contenidos sociales del siglo XX, especialmente el socialismo marxista.
Producto de la amplia legitimación y difusión de los tres grandes muralistas mexicanos, el muralismo se transforma de tendencia en escuela y su modelo es rápidamente afectado por el enfrentamiento ideológico que caracteriza a la Historia universal hacia mediados del siglo.
 A partir entonces, los aspectos renovadores del muralismo se expandirían de la mano de la difusión de los movimientos sociopolíticos revolucionarios.




ALGUNAS DEFINICIONES:


El informalismo es un movimiento pictórico que abarca todas las tendencias abstractas y gestuales que se desarrollaron en Francia y el resto de Europa después de la Segunda Guerra Mundial, en paralelo con el expresionismo abstracto estadounidense. Dentro de él se distinguen diferentes corrientes, como la abstracción lírica, la pintura matérica, la Nueva escuela de París, el tachismo, el espacialismoo el art brut. El crítico de arte francés Michel Tapié acuñó el término art autre (arte otro) en el libro homónimo, de 1952, sobre el arte abstracto no geométrico. En Argentina el movimiento Madi y en Uruguay los abstractos surgidos a mediados de los 60 aprox.
Arte abstracto es un concepto general, opuesto al concepto de arte figurativo, que remite a lo más esencial del arte, reducido a sus aspectos cromáticos, formales y estructurales. La abstracción acentúa las formas,abstrayéndolas, alejándolas de la imitación o reproducción fiel o verosímil de lo natural (mimesis); rechaza cualquier forma de copia de cualquier modelo exterior a la conciencia del artista.
El Movimiento Madí es una corriente artística iniciada en 1946 por el plástico y poeta argentino-húngaro Gyula Kosice y los uruguayos Carmelo Arden Quin y Rhod Rothfuss.[1]Se trata de una propuesta para todas las ramas del arte (dibujo, pintura, escultura, música, literatura, teatro, arquitectura, la danza, etc.) basada en la extremación de los conceptos de "creación" e "invención", con el fin de liberar la creación artística de las limitaciones "externas" a la obra misma y expandir ilimitadamente todas las posibilidades que derivan de la continuidad de la obra de arte. Entre los artistas que integran el Movimiento Madí se encuentran Martín Blaszko, Waldo Longo, Juan Bay, Esteban Eitler, Diyi Laañ, Valdo Wellington, Rodolfo Ian Uricchio, Horacio Faedo ,entre otros.


















No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada