viernes, 20 de octubre de 2017

Muralismo Uruguay--Encuentro Internacional de Muralismo Candelaria 2017

En el marco del 1er Encuentro de Muralismo realizado en la ciudad de Candelaria Misiones Argentina. Y bajo el tema Candelaria Ciudad Histórica decidimos trabajar en el tema de Andresito Guazurarí hijo adoptivo de Artigas quien batallo junto al Gral en pos de la Patria grande. Y como no creemos en fronteras como nuestro prócer, decidimos abordar el tema de la batalla de Candelaria, batalla en la cual Andresito recupera territorio Misionero y lo unifica al protectorado de Artigas. Nuestro homenaje además de recordar la historia de Candelari también la de latinoamericano y en un símbolo de unión y fraternidad con nuestro pueblo hermano Argentino. por que creemos como Artigas y Bolívar en una sola Patria Latinoamericana este es nuestro trabajo en honor a esto y atodos nuestros hermanos Latinoamericanos que de diferentes formas seguimos batallando contra el Imperialismo que todavía nos acosa. Gustavo Baldovino Artista plástico Muralista Uruguay Delegado Internacional del MIM Andresito, Candelaria y el derecho de los hombres libres . Ni bien Andrés Guacurarí y Artigas asumió como comandante general de Misiones en 1815, se puso como objetivo prioritario la recuperación de los pueblos pertenecientes a los departamentos de Concepción y Candelaria, que habían sido ocupados por los paraguayos luego del acuerdo firmado por Manuel Belgrano en 1811. La vieja capital de la provincia, Candelaria, era el objetivo principal, para que vuelva a ser parte integrante de Misiones. En mayo de 1815 el ejército misionero avanzó con rumbo al norte, luego de anunciar a las autoridades paraguayas de Concepción, que debían abandonar los pueblos. Uno a uno, las tropas guaraníes fueron recuperando los poblados del departamento. En cada pueblo recuperado, se procedía a la instauración del Cabildo y la organización del gobierno local bajo el régimen autonómico propio de la soberanía de los pueblos libres. Andresito debió esperar unos meses para emprender la campaña sobre la costa del Paraná. En agosto, las tropas misioneras se pusieron en marcha, mientras que los paraguayos concentraron sus fuerzas en Candelaria al mando del comandante José Isasi. En los primeros días de septiembre las tropas misioneras se reagruparon en San Carlos, en donde se sumaron otros líderes locales, como Manuel Miño, Ignacio Mbaibé y Manuel Cayré. El día 11, y antes de emprender el ataque a Candelaria, Andresito le escribió una intimación a Isasi que se constituye en una certera muestra del ideario ideológico del federalismo guaraní/misionero. En aquella misiva Adresito expresaba que “El derecho es el ídolo y el objeto de los hombres libres por quien se ven empapados en su propia sangre, me ha obligado, solicitando ellos nuestra protección, a molestar a usted el que se venga a nosotros o deje ese departamento al goce de sus derechos (…) esto hago como verdadero americano y hermanos que somos”. El comandante paraguayo rechazó la intimación y se alistó para el combate. El 12 de septiembre el ejército guaraní se lanzó sobre Candelaria. La batalla duró tres horas y sólo se resolvió cuando los paraguayos se quedaron sin municiones. Para la tarde de aquella jornada, la bandera tricolor de Misiones ya flameaba en la capital histórica de la provincia. Las tropas paraguayas repasaron el río y abandonaron todos los pueblos del departamento de Candelaria. En los días siguientes el ejército guaraní ocupó todos los pueblos de la margen izquierda del Paraná hasta la Tranquera de Loreto (actual Ituzaingó), que era considerado el límite con Corrientes. De esta forma, en sólo unos meses como gobernador de Misiones, Andresito había logrado recuperar 12 de los pueblos que integraban la provincia guaranítico-jesuítica. Desde la óptica de los guaraníes, esto tiene que haber sido interpretado como un logro mayúsculo y habría servido para resaltar el prestigio de Andrés Guacurarí entre la población local. El nuevo comandante había logrado lo impensado, que Candelaria regrese a manos misioneras. Pensamos que la oportunidad para homenajear al caudillo misionero es poder visualizar la hermandad entre nuestros pueblos, el apogeo del General Artigas quien, ya proclamado Protector de los Pueblos Libres, llevó a la práctica sus ideas de alto contenido social, que tienen vigencia aún en nuestros días. Fue en 1815 que el Caudillo oriental convocó al Congreso de los Pueblos Libres o de Oriente en el Arroyo de la China (actual Concepción del Uruguay), en el que las seis Provincias participantes ratificaron su voluntad de independencia, un año antes de que lo hiciera el Congreso de Tucumán.

No hay comentarios:

Publicar un comentario